viernes, 13 de noviembre de 2015

VÍA CRUCIS POPULAR CANTADO. PRIMERA ESTACIÓN. JESÚS ES CONDENADO A MUERTE




Acompaña a tu Dios 
alma mía cual vil asesino 
es llevado antes el juez 
y el autor de la vida 
contempla por ti condenado 
a muerte cruel. 

Dulce Redentor para mí 
era la pena de muerte
 ya lloro mis culpas
 y os pido perdón.

Madre Afligida,
de pena, hondo mar,
logradnos la gracia
de nunca pecar.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

VÍA CRUCIS DEL COLISEO. VIERNES SANTO, 3 DE ABRIL DE 2.015. PRIMERA ESTACIÓN. JESÚS ES CONDENADO A MUERTE. INTIMIDAD, TRAICCIÓN, CONDENA


Del Evangelio según san Lucas

       «Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros... Esta copa es la nueva alianza, sellada con mi sangre, que se derrama por vosotros».

Del Evangelio según san Marcos

     «Pilato tomó de nuevo la palabra y les preguntó: “¿Qué hago con el que llamáis rey de los judíos?”. Ellos gritaron de nuevo: “¡Crucifícalo!”... Y Pilato, queriendo dar gusto a la gente, les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran».

Sentimientos y pensamientos de Jesús

         Acabo de celebrar la Pascua con mis discípulos. Era algo que había deseado ardientemente: la última Pascua, antes de la pasión, antes de volver a ti. Pero, de pronto, se ha visto alterada. El diablo había metido en la cabeza de un discípulo mío que me traicionara. En el huerto de Getsemaní ha venido hacia mí. Con un gesto que es expresión de amor, me ha saludado diciéndome: «Salve, Maestro». Y me ha besado. ¡Qué amargura en aquel momento! Durante la cena, te he suplicado, Padre, que guardes a mis discípulos en tu nombre, para que sean uno, como nosotros.

Nuestra resonancia

        Señor Jesús, nosotros somos todavía más frágiles en la fe que los primeros discípulos. También nosotros corremos el riesgo de traicionarte, cuando tu amor debería alentarnos a amarte cada vez más. Nos hace falta oración, vigilancia, sinceridad y verdad. Así, la fe crecerá. Y será fuerte y gozosa. Oremos Protegidos por la Eucaristía «El Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor Jesucristo, unidos en este cáliz, nos guarden para la vida eterna». Que este milagro se cumpla en los sacerdotes que presiden la Eucaristía y en todos nosotros, los fieles, que nos acercamos al altar para recibirte a ti, Pan vivo bajado del cielo.

lunes, 9 de noviembre de 2015

MADRID, AGOSTO DE 2.011. VÍA CRUCIS DE LA J.M.J. PRIMERA ESTACIÓN. ÚLTIMA CENA DE JESÚS CON SUS DISCÍPULOS



      "Y tomando pan, después de pronunciar la acción de gracias, lo partió, y se lo dió, diciendo: "Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros, haced esto en memoria mía. Después de cenar, hizo lo mismo con el cáliz, diciendo: Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre, que será derramada por vosotros" Lucas 22, 19 - 20

Meditación.

Jesús, antes de tomar entre sus manos el pan, acoge con amor a todos los que están sentados en su mesa. Sin excluir a ninguno: ni al traidor, ni al que lo va a negar, ni a los que huirán. Los ha elegido como nuevo pueblo de Dios. La Iglesia, llamada a ser una.

Jesús muere para reunir a los hijos de Dios dispersos (Jn 11, 52). “No solo por ellos ruego, sino también por los que crean en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno” (Jn 17, 20-21). El amor fortalece la unidad. Y les dice: “Que os améis unos a otros” (Jn 13,34). El amor fiel es humilde: “También vosotros debéis lavaros los pies unos a otros” (Jn 13, 14).

Oración

Unidos a la oración de Cristo, oremos para que la Iglesia viva unida y en paz en la Tierra del Señor; para que cese toda persecución y discriminación por causa de la fe; y para que todos los que creen en un único Dios vivan en justicia la fraternidad, hasta que Dios nos conceda sentarnos en torno a su única mesa.