viernes, 11 de marzo de 2016

VÍA CRUCIS DEL COLISEO, VIERNES SANTO 2.015. UNDÉCIMA ESTACIÓN. JESÚS ES CLAVADO EN LA CRUZ. LA SÚPREMA CÁTEDRA DEL AMOR DE DIOS


Del Evangelio según san Juan

 «Entonces se lo entregó para que lo crucificaran… Y Pilato escribió un letrero y lo puso encima de la cruz; en él estaba escrito: Jesús el Nazareno, el rey de los judíos».

Sentimientos y pensamientos de Jesús 

      Me están taladrando los pies y las manos. Los brazos estirados. Los clavos atraviesan mi carne con dolor. Tengo el cuerpo inmovilizado, pero libre el corazón, y con esa libertad fui hacia mi pasión. Libre, porque está lleno de amor, de un amor que quiere incluir a todos. Miro a los que me crucifican. Pienso en los que se lo han mandado: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen». Junto a mí hay otros dos condenados a morir en cruz. Uno de ellos me pide que me acuerde de él cuando esté en mi reino. Sí –le digo–, «hoy estarás conmigo en el paraíso».

Nuestra resonancia 

Te vemos, Señor Jesús, clavado en la cruz. Y nos asaltan preguntas apremiantes: ¿Cuándo quedará abolida la pena de muerte, vigente aún hoy en numerosos Estados? ¿Cuándo desaparecerá todo tipo de tortura y la muerte violenta de personas inocentes? Tu Evangelio es la mejor defensa para el hombre, para todos los hombres. 

Oración

«Ten piedad de nosotros» Señor Jesús, tú aceptaste la cruz para enseñarnos a dar nuestra vida por amor; en la hora de la muerte, escuchaste al ladrón arrepentido. Salvador inocente, fuiste contado entre los malhechores y te sometiste al juicio de los pecadores. Ten piedad de nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario