miércoles, 9 de noviembre de 2016

VÍA CRUCIS DEL COLISEO. VIERNES SANTO DEL AÑO SANTO JUBILAR 2000. PRIMERA ESTACIÓN. JESÚS ES CONDENADO A MUERTE


Lectura del Evangelio

   "¿Eres tú el Rey de los judíos?" (Jn 18, 33) 
  "Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuese de este mundo, mi gente habría combatido para que no fuese entregado a los judíos: pero mi Reino no es de aquí" (Jn 18, 36). 
   Entonces Pilato le dijo: "¿Luego tú eres Rey?" 
   Respondió Jesús: "Sí, como dices, soy Rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz". 
  Le dice Pilato: "¿Qué es la verdad?" Con esto, el procurador romano consideró terminado el interrogatorio. Volvió a salir donde los judíos y les dijo: "Yo no encuentro ningún delito en él" (cf. Jn 18, 37-38). 

Meditación junto a San Juan Pablo II 

    El drama de Pilato se oculta tras la pregunta: ¿qué es la verdad? 

   No era una cuestión filosófica sobre la naturaleza de la verdad, sino una pregunta existencial sobre la propia relación con la verdad. Era un intento de escapar a la voz de la conciencia, que ordenaba reconocer la verdad y seguirla. El hombre que no se deja guiar por la verdad, llega a ser capaz incluso de emitir una sentencia de condena de un inocente. 

    Los acusadores intuyen esta debilidad de Pilato y por eso no ceden. Reclaman con obstinación la muerte en cruz. La decisiones a medias, a las que recurre Pilato, no le sirven de nada. No es suficiente infligir al acusado la pena cruel de la flagelación. 

   Cuando el Procurador presenta a la muchedumbre a un Jesús flagelado y coronado de espinas, parece como si con ello quisiera decir algo que, a su entender, debería doblegar la intransigencia de la plaza. Señalando a Jesús, dice: "Ecce homo!" "Aquí tenéis al hombre". Pero la respuesta es: "¡Crucifícalo, crucifícalo!" 

   Pilato intenta entonces negociar: "Tomadlo vosotros y crucificadle, porque yo ningún delito encuentro en él" (cf. Jn 19, 5-7). Está cada vez más convencido de que el imputado es inocente, pero esto no le basta para emitir una sentencia absolutoria. Entonces, los acusadores recurren a un argumento decisivo: "Si sueltas a ése, no eres amigo del César; todo el que se hace rey se enfrenta al César" (Jn 19, 12). Es una amenaza muy clara. Intuyendo el peligro, Pilato cede definitivamente y emite la sentencia, si bien con el gesto ostentoso de lavarse las manos: "Inocente soy de la sangre de este justo. Vosotros veréis" (Mt 27, 24). Así fue condenado a la muerte en cruz Jesús, el Hijo de Dios vivo, el Redentor del mundo. 

   A lo largo de los siglos, la negación de la verdad ha generado sufrimiento y muerte. Son los inocentes los que pagan el precio de la hipocresía humana. No bastan decisiones a medias. No es suficiente lavarse las manos. Queda siempre la responsabilidad por la sangre de los inocentes. Por ello Cristo imploró con tanto fervor por sus discípulos de todos los tiempos: Padre, "Santifícalos en la verdad: tu Palabra es verdad" (Jn 17, 17). 

Oración final

Cristo, que aceptas una condena injusta, 
concédenos, a nosotros y a los hombres de todos los tiempos, 
la gracia de ser fieles a la verdad 
y no permitas que caiga sobre nosotros 
y sobre los que vendrán después de nosotros 
el peso de la responsabilidad 
por el sufrimiento de los inocentes.
 A ti, Jesús, Juez justo, 
honor y gloria por los siglos de los siglos. 

R/. Amén. Todos:

No hay comentarios:

Publicar un comentario